Tras la resolución positiva otorgada por el Ministerio para la Transición Ecológica, la empresa inicia una nueva fase para materializar el proyecto

Geoalcali ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable para su proyecto Mina Muga. Otorgada por el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), esta resolución positiva supone un impulso determinante para avanzar en la materialización del proyecto.

La empresa promotora ha expresado su satisfacción ante la autorización concedida. En este sentido, Peter Albert, Director General y CEO de Geoalcali, ha calificado la formulación del Ministerio como un “hito para la empresa que conlleva una gran oportunidad para Navarra y Aragón por ser este proyecto un potente motor de desarrollo económico y generación de empleo en ambas comunidades”.

A partir de ahora, la empresa inicia una nueva fase dirigida al desarrollo y ejecución de Mina Muga, un proyecto que lleva gestándose desde 2014. Durante este tiempo, Geoalcali se ha implicado en un proceso riguroso de tramitación, estudios e investigación, manteniendo un fuerte compromiso social y diálogo constante con las entidades nacionales, regionales y locales, así como con la ciudadanía de las poblaciones de la zona de actuación. “Hemos desarrollado varios procesos de información pública de carácter voluntario, además de los requeridos legalmente, precisamente para promover la participación y el conocimiento de la sociedad sobre este proyecto”, ha señalado Albert.

El informe del MITECO confirma la compatibilidad medioambiental de la mina, condicionando más de 800 puestos de trabajo y abriendo oportunidades de futuro para la población.

En Muga predomina el mineral de potasa que será extraído por medio de una mina convencional (subterránea) de cámaras y pilares. Mina Muga producirá hasta 500.000 toneladas anuales de potasa (MOP) durante la primera fase de desarrollo del proyecto hasta llegar al millón de toneladas anuales durante la segunda fase. Se contempla una inversión total del entorno de los 540 millones de euros, 340 para la primera fase y 199 para la segunda.

La potasa es uno de los tres componentes más importantes en fertilizantes solubles comerciales. Resulta muy eficaz para mejorar el rendimiento de aquellas tierras que por su propia naturaleza no poseen las características idóneas para cultivos de primera necesidad.