Mina Muga, situada entre Navarra y Aragón, recibe la concesión por parte del Gobierno central y ambas comunidades. Este hito permitirá el desarrollo de este proyecto, pionero en Europa, a la vanguardia tecnológica, posibilitando la construcción de lo que será la primera mina de potasa del mundo que no dejará residuos en superficie.

Con fecha 1 de julio, Geoalcali, empresa filial de Highfield Resources ha obtenido el permiso de explotación de su proyecto Mina Muga, que otorga el Ministerio Para la Transición Ecológica en coordinación con las administraciones mineras de Navarra y Aragón.

Mina Muga ubicará sus instalaciones en el término municipal de Sangüesa y la bocamina en Undués de Lerda. Desarrollada bajo los más altos estándares medioambientales y sociales, Muga cubrirá el notable déficit de producción de potasa que existe en España, imprescindible para la fertilización de los cultivos.

El director general y CEO de Geoalcali y Highfield, Ignacio Salazar, ha calificado la concesión del Ministerio como una “Excelente noticia, pocos proyectos en España tienen la capacidad de generar inversión, empleo, I+D y capacidad industrial como Muga.  En unos momentos en donde es especialmente apremiante la reactivación económica, las aportaciones de Muga, en completa sintonía con el respeto al medio ambiente, además por su propia naturaleza de ubicarse donde se encuentra el mineral, abordan decisivamente la problemática de la despoblación rural”.

A partir de ahora, la empresa inicia una nueva fase dirigida a la construcción de Mina Muga (previa obtención de las licencias municipales) de un proyecto estratégico para Navarra y Aragón que lleva gestándose desde el año 2014. Durante este tiempo, Geoalcali se ha implicado en un proceso riguroso de tramitación de permisos, estudios e investigación, manteniendo un fuerte compromiso social y diálogo constante con las entidades nacionales, regionales y locales, así como con la ciudadanía de las poblaciones de la zona de actuación.